Valóranos: 
Promedio: 4 (1 votos)

Albacete

Localidad: 
Albacete
Provincia: 
Albacete

Albacete es una ciudad y un municipio de España en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, capital de la provincia homónima. Cuenta con una población de más de 172000 habitantes según el Instituto Nacional de Estadística (2017).

Es, ampliamente, la ciudad más grande​ y más poblada de Castilla-La Mancha.

Albacete es la ciudad más importante de Castilla-La Mancha,​ motor económico regional de referencia en España, capital económica y judicial​ de la comunidad autónoma, sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, máximo órgano jurisdiccional de la región.

Entre sus fiestas y tradiciones destacan la Feria de Albacete, declarada de Interés Turístico Internacional, así como eventos de carácter autonómico, nacional e internacional como el FIM CEV International Championship en el Circuito de Albacete.

La industria es uno de los pilares de la ciudad. Albacete es sede de importantes multinacionales y cuenta con cinco grandes zonas industriales, entre ellas Campollano, el polígono industrial más grande de Castilla-La Mancha24​ y uno de los más grandes de España.

El sector aeronáutico es otro de los motores económicos de la ciudad. Albacete es sede de la Escuela de Pilotos TLP de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN),​ de la Base Aérea de Los Llanos, del Ala 14 y de la Maestranza Aérea de Albacete, la más importante de España.

Historia

La pequeña alquería denominada Al-Basit (la llanura) por los árabes permaneció en manos musulmanas hasta que, tras su conquista, Fernando III la cedió en calidad de aldea al concejo de Alarcón. Tras los conflictos de la decadencia alfonsí (1282), Albacete pasó a formar parte del Señorío de los Manuel, bajo cuya jurisdicción se mantuvo hasta entrada la Edad Moderna. En el primer cuarto del siglo XIV, la aldea empezó a desarrollarse y a incrementar su población. Fué en esos momentos cuando nació la Feria, que pronto atrajo a comerciantes, mercaderes y tratantes de ganado de las zonas cercanas, propiciando que en 1375 el primer marqués de Villena le otorgase la consideración de villa y su independencia de Chinchilla.

En el siglo XVI continuó el crecimiento, acercándose la población a los 5000 habitantes y estableciéndose en la villa diversos recintos conventuales. Por estas fechas se inició la construcción de la Iglesia de San Juan, hoy Catedral de la capital. El siglo XVIII es, después de la crisis del XVII, una etapa de crecimiento en el aspecto demográfico, agrícola y comercial. En la Guerra de Sucesión, la ciudad tomó partido por Felipe V, quien otorga el privilegio de una Feria anual que convirtió a esta villa en el mayor centro económico de la comarca.

Pero sin duda, uno de los acontecimientos políticos más significativos se produjo en el siglo XIX. En 1833, tras las reformas administrativas de Javier de Burgos, se creó la provincia de Albacete, con territorios de las antiguas provincias de Cuenca, Murcia y La Mancha, otorgándole a la ciudad la capitalidad. A lo largo de este siglo, Albacete duplicó su población y amplió su tejido urbano con nuevas calles como el Paseo de la Cuba, Carcelén, Isaac Peral o Salamanca. También se produjo la llegada del ferrocarril y el alumbrado público. Más tarde, Albacete defendió a Isabel II frente a los carlistas, lo que le sirvió para obtener en 1862 el título de Ciudad.

Al inicio del siglo XX la ciudad experimentó un crecimiento urbano construyéndose bellos edificios en las calles Tesifonte Gallego, Marqués de Molins y el Pasaje de Lodares. Durante la Guerra Civil se convirtió en cuartel general de las Brigadas Internacionales y en sede de la fuerza aérea republicana. Con la promulgación del Estatuto de Autonomía de 1982, Albacete entró a formar parte de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, estableciéndose en la capital el Tribunal Superior de Justicia.

En la actualidad, Albacete experimenta un considerable desarrollo urbanístico y una importante reactivación de sus actividades industriales y comerciales. Es una ciudad moderna, activa y de futuro, como demuestran algunos de sus muchos proyectos: el Palacio de Congresos, la modernización del sistema ferroviario (AVE), el Aeropuerto, la Ciudad del Transporte o el Parque Científico-Tecnológico.

Feria de Albacete

Fecha de celebración

Documentos de los siglos XV y XVI ya hablan de la Feria de Albacete y de la calle de su nombre, pero fue definitivamente el 6 de marzo de 1710 cuando Felipe V concede un privilegio de confirmación de la Feria albaceteña con carácter anual que habrá de celebrarse durante cuatro días en mes de Septiembre coincidiendo con la virgen patrona Ntra. Sra. De los Llanos.

Comenzó celebrándose en el propio casco de Albacete, tenía una duración de 10 días, que al principio empezaban el día de San Andrés (30 de noviembre) y más tarde el día de San Agustín (28 de agosto). La antigua Feria de los días de San Andrés o de San Agustín, cambió nuevamente de fechas y empezó a celebrarse el día 8 de septiembre, como una actividad económica paralela a la romería de la Virgen.

La construcción, en 1783, del actual recinto ferial, llamado popularmente “La Sartén”, constituye el afianzamiento definitivo de una de las ferias más importantes de España.

En 1834 se amplían los días de feria debido a su auge y posteriormente, en 1853 se efectúa otra ampliación quedando como días de feria del 7 al 17 de Septiembre que son las fechas de celebración actuales.

Durante los últimos siglos, la Feria ha estado destinada al aspecto comercial, pero desde hace un tiempo esto ha quedado relegado a un segundo lugar y ahora el núcleo principal de la Feria es la propia fiesta y resaltación de la identidad cultural manchega.

La Virgen de Los Llanos

La advocación de la Virgen de los Llanos es el eje espiritual del origen de la Feria tal y como la conocemos hoy.

Como ya se ha especificado anteriormente, la historia de la feria comienza en el siglo XVII y está emparentada con el culto popular a la Patrona, la Virgen de los Llanos. La tradición popular más extendida cuenta que la imagen de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete, la encontró un agricultor labrando en el paraje de Los Llanos, en época indeterminada.

En 1624, la imagen de la Virgen de los Llanos se encontraba en la parroquia de San Juan y es en 1627 cuando se construye un nuevo santuario en el paraje de los Llanos, ermita que en 1672 pasaba a ser la iglesia del convento de la Orden Descalza de San Francisco; sin embargo, la Villa de Albacete mantendría el patronazgo y el dominio sobre la imagen y sus pertenencias. En ésta época se trasladó la Feria desde Albacete a Los Llanos, por ser lugar de cruce de caminos, lo que produjo notables beneficios a la comunidad religiosa.

Durante el siglo XVIII continuaron las romerías entre Los Llanos y Albacete, trayéndose regularmente a la villa la imagen de su Patrona, tanto para las celebraciones comunes como por alguna especial necesidad. En 1836, tras la Desamortización y supresión del convento, el Ayuntamiento reclamó para sí la Virgen y la depositó en la Catedral de San Juan, habilitándose después una hornacina en el desaparecido y barroco retablo mayor.

La historia más reciente de la Virgen de Los Llanos queda reducida al hecho de quedar entronizada, a partir de 1940, en la capilla del ábside del lado del evangelio de la Catedral de San Juan. Desde allí es trasladada, durante los días de la Feria de Albacete, a su capilla del recinto ferial, por donde miles de albaceteños pasan a visitarla.

El Recinto Ferial, joya de la arquitectura manchega

El recinto del Ferial de Albacete es un edificio con enorme singularidad. El espacio y el entorno en el que se encuentra permiten un aprovechamiento mayor como conjunto monumental al tratarse de un edificio único en España  de carácter permanente.

El edificio ferial es uno de los espacios comerciales más antiguos de España ejemplo de arquitectura manchega destinada a la actividad comercial. Su singularidad ofrece a la ciudad un atractivo turístico capaz de generar importantes flujos de demanda.

Sobre su importancia desde el momento de su construcción, en 1783, basta reseñar las palabras de Bonet Correa definiéndolo como ejemplo arquitectónico en la época de la Ilustración, en el siglo XVIII: “Edificio unitario, el Ferial de Albacete es el símbolo más visible, su fábrica de sobrio diseño es a la vez una síntesis de la arquitectura tradicional y del espíritu de innovación del siglo de la Ilustración. Respondiendo a un programa preciso y concreto es construcción ante todo utilitaria. Su adecuación a la función a la que desde un principio se le destinó es perfecta”.

“La Sartén”, como popularmente es llamado, está formada por anillos concéntricos, llamados “Los Redondeles”, que albergan muchos y muy variados puestos de productos albaceteños y de otros lugares. En el centro, se encuentra un bonito quiosco de música, que tradicionalmente era usado para tal fin por las bandas de música, y que en la actualidad está destinado a albergar algún que otro establecimiento hostelero.

A lo largo del mango de La Sartén, hay dos edificios de carácter manchego flanqueados por un espeso arbolado a modo de avenida, y todo el cinturón de la propia sartén está asimismo jalonado por espacios verdes.

En el interior del Recinto Ferial se encuentra la Capilla de la Virgen de Los Llanos, así como exposiciones de todo tipo, casetas de asociaciones, verbenas, espectáculos infantiles,… siempre sin faltar los diferentes servicios de atención al ciudadano que, en esas fechas, se desplazan a los redondeles del Recinto, para estar cerca de todo aquel que visita la Feria.

Por último a lo largo de todo el Paseo de la Feria, avenida que conduce a La Sartén o Recinto Ferial, se instalan todo tipo de atracciones, tómbolas, (entre ellas la de Cáritas), puestecillos de dulces, vinos, aperitivos, etc.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 11 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.